El duende y el ogro – Cuento corto infantil con moraleja

Moraleja: Las ganancias que se roban no se aprovechan; una vida justa y honrada te lleva a la buena vida y felicidad. Un día se enteró de lo que tenía el duende José, ambos trabajaban en la misma fábrica pero el malvado ogro empezó a tenerle envidia, robando algunos sueños que estaban en la fábrica, culpando al duende que él había sido el principal ladrón. Posteriormente lo corrieron. El ogro esa noche le contó toda la verdad al duende, José solo sonrió brindándole una oportunidad de ser amigos.
En la aldea del sueño eterno todo parecía ir bien, la gente de esta aldea es muy trabajadora. En una fábrica de sueños laboraba el duende José, era muy activo y entusiasta, casi nunca fallaba por llevar los mejores sueños a la gente de la aldea.

Como en todo lugar no siempre se puede vivir de maravilla, el ogro Félix no complacido con lo que tiene fue seducido por la envidia.

El ogro era muy gruñón, la paciencia era una virtud con la cual no contaba, sus sueños y deseos decía él: – Tardan mucho en llegarme a pesar que me esfuerzo mucho –.

Imagen [1]

Un día se enteró de lo que tenía el duende José, ambos trabajaban en la misma fábrica pero el malvado ogro empezó a tenerle envidia, robando algunos sueños que estaban en la fábrica, culpando al duende que él había sido el principal ladrón. Posteriormente lo corrieron.

El ogro aprovecho lo que tenían los sueños, estos contenían dinero, mansiones y joyas. Al tener todo esto el ogro Félix todos los días realizaba fiestas en su mansión. Así empezó a faltar su trabajo hasta que lo corrieron.

No solo se conformó con fiestas como ya tenía más libertad empezó hacer viajes por el mundo, ir a lugares donde se hacen apuestas de dinero, sin darse cuenta lo perdió todo.

Una noche de invierno el ogro (por supuesto malgasto y perdió todo hasta quedar en la calle, sin amigos y con hambre) fue a tocar la puerta de una casa, para su sorpresa era el duende José quien vivía ahí. Lo invito a pasar la noche, le dio comida y ropa.

El ogro esa noche le contó toda la verdad al duende, José solo sonrió brindándole una oportunidad de ser amigos.

Moraleja
Las ganancias que se roban no se aprovechan; una vida justa y honrada te lleva a la buena vida y felicidad.

Referencia:
[1] Enrique Meseguer (2018, 10 de noviembre). Mushroom House Forest - Free photo on Pixabay [Ilustración]. Recuperado el 30 de enero de 2020, en https://pixabay.com/photos/mushroom-house-forest-wood-fantasy-3800390/

Descargar/Imprimir en PDF Epub

Comentarios