Karla - Relato corto para adultos

Conclusión: Los niños y niñas merecen nuestro respeto como adultos, todos somos conscientes de lo que puede suceder en la infancia, no nos cuesta nada valorarlos y apoyarlos. El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios [2]. Consideremos que el hecho de terminar con problemas de alcoholismo no debemos discriminar a estas personas. Cuando Karla creció su patrón la empezó a seducir y se enamoró de ella teniendo a un hijo. Pero él era una persona malvada y le quito a su niño llevándoselo a vivir junto con su esposa ya que ambos no podían concebir hijos.

Karla era una niña de once años, nacida en un pueblito de Oaxaca, su padre con algunos problemitas con el alcohol y adicto a las apuestas, ella era la menor de siete hermanos de una familia humilde y de bajos recursos económicos.

Un día su padre se puso una buena borrachera que casi lo perdía todo y al no tener nada que ofrecer aposto a su pequeña hija ya que su obsesión por las apuestas era mucho más grande.

Imagen [1]

A la mañana siguiente tocaron fuertemente la puerta de su casa, era un hombre que fue a reclamar a la pequeña como si fuera de su propiedad.

Este señor se llevó a la niña a vivir a la Ciudad de México. Tanto el cómo su esposa le dieron asilo y trabajo dentro de su casa con la servidumbre, ellos eran personas de negocios y pequeñas empresas.

Cuando Karla creció su patrón la empezó a seducir y se enamoró de ella teniendo a un hijo… Pero él era una persona malvada y le quito a su niño llevándoselo a vivir junto con su esposa ya que ambos no podían concebir hijos. Cada día que Karla pasaba en esta casa veía al pequeño crecer,  con depresión y tristeza solo soñaba con un día en poder abrazarlo y contarle toda la verdad. Pero la suerte de ella iba a ser completamente distinta por que se embarazo por segunda vez, la esposa de su patrón se dio cuenta que ella era una amante para su marido y sin escrúpulo alguno le arrebato a su hijo quitándole todo lo que tenía, dejándola en la calle con su moral hasta los suelos.

Karla sin saber que hacer término en una tristeza profunda y cada día se hundía en el alcohol, con el paso del tiempo empezó a caminar sin rumbo fijo creyendo que su vida y esta vida solo eran un sueño, al borde de la locura acabo vagando en las calles de las Ciudad de México.


Conclusión
Los niños y niñas merecen nuestro respeto como adultos, todos somos conscientes de lo que puede suceder en la infancia, no nos cuesta nada valorarlos y apoyarlos. El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios [2]. Consideremos que el hecho de terminar con problemas de alcoholismo no debemos discriminar a estas personas.

Referencia:
[1] Bessi (2016, 23 de noviembre). Niña Triste Preocupado - Foto gratis en Pixabay [Fotografía].Recuperado el 01 de enero de 2020, en https://pixabay.com/es/photos/ni%C3%B1a-triste-preocupado-ni%C3%B1o-1843477/
[2] Naciones unidas (s/f). Declaración de los Derechos del Niño (Articulo web). Recuperado el 01 de enero de 2020, en https://www.un.org/es/events/childrenday/declaration.shtml

Descargar/Imprimir en PDF Epub

No hay comentarios:

Publicar un comentario