Perdiendo una razón para existir – Relato corto juvenil con reflexión

Reflexión: Si tuviéramos la necesidad quizás muchos harían lo mismo: robar. la falta de oportunidades lleva a la gente a delinquir, si aplicamos un poco de conciencia vale la pena apoyar a este tipo de personas en el ámbito moral por que el rechazo social los lleva a sentir repudio por la misma sociedad. El principal problema de drogadicción aquí en México, es la falta de valores y educación dentro de la familia y escuela. Este joven se mostraba algo intranquilo, como si su paciencia se lo estuviera comiendo.
Mientras me encontraba sentado en una banca en la plaza por la mañana, alcance a escuchar una radio dentro de una cafetería, un locutor tuvo un invitado el cual escuche estas palabras en la radio:

- Les vengo a hablar, sobre el principal problema de la drogadicción en México, ¡sí!, escucho usted bien, el principal problema de drogadicción aquí en México, no es el mal gobierno que hoy día enfrentamos, tampoco es el narcotráfico, ¡no!, ni mucho menos la mala calidad de música que los adolescentes escuchan diariamente, donde escuchamos hablar acerca de la violencia, sexo, drogas o simplemente sin ningún sentido, ¡no!, el principal problema de drogadicción aquí en México, es la falta de valores y educación dentro de la familia y escuela.

Un día como hoy, mientras leía el periódico en la plaza, escuchaba el campaneo de la iglesia, yo estaba sentado en una banca y observe a un joven como de unos 15 años, medio chaparrito, cabello corto, ropa como cualquier otro adolescente tratando de vestir lo mejor que uno puede, su rostro tan noble y serio.

Imagen [1]

Este joven se mostraba algo intranquilo, como si su paciencia se lo estuviera comiendo por dentro, muy en el fondo de sus ojos se notaba su espíritu sumiso y arrepentido, cada gota de sudor que traía olía a derrota, a desesperación.

Vi como este joven se iba acercando con mucho cuidado y lentamente a un puesto de revistas, para ocultar su miedo y nerviosismo, el joven metió sus manos a sus bolsillos del pantalón, se acercó al puesto, espero a que se distrajera el voceador, una vez ya distraído cuando platicaba con otra persona, el joven tomo el dinero de las ventas que se encontraban en una caja de madera, con nerviosismo, poco a poco se alejó con el dinero robado.

Meses después, yo estaba en el autobús, dirigiéndome ya a la casa, eran alrededor de las once de la noche, de pronto dos de los pasajeros que iban atrás, se levantaron, traían una máscara para no ser descubiertos.

Uno de ellos se acercó al chofer, el otro se dirigió hacia los pasajeros, anunciándose como ladrón, nos pidió el dinero con una voz nerviosa, en su mano traía un cuchillo, en la otra una bolsa, cuando ya iba a medio camión, un pasajero se le fue encima a sus espaldas, otro pasajero le quito la máscara, fue cuando vi esa mirada baja, ese rostro de que aun podía ser un ángel, ese miedo que no se puede ocultar.

De repente el autobús se detuvo, esto hizo que cayeran los pasajeros y el ladrón al suelo, el otro ladrón aprovecho ese alto para escapar, mientras este que se cayó al suelo, accidentalmente se enterró el cuchillo en el pecho, dejando una enorme mancha de sangre en el suelo, poco a poco, mi oído dejaba de escuchar su respiración.

Hasta ahora, nunca nadie ha sabido el sentido de su muerte, tal vez fue la necesidad, la desesperación, su familia, sus amigos o alguna adicción, tal vez robo sin alguna razón, pero lo que sabemos, es que él ya había muerto cuando decidió no resolver su vida, sus problemas. 

Reflexión
Si tuviéramos la necesidad quizás muchos harían lo mismo: robar. La falta de oportunidades lleva a la gente a delinquir, si aplicamos un poco de conciencia vale la pena apoyar a este tipo de personas en el ámbito moral por que el rechazo social los lleva a sentir repudio por la misma sociedad.

Referencia:
[1] Linus Schütz (2018, 24 de noviembre). Armas Pistola Acceso - Foto gratis en Pixabay [Fotografía]. Recuperado el 08 de enero de 2020, en https://pixabay.com/es/photos/armas-pistola-acceso-armado-humano-3836563/

Descargar/Imprimir en PDF Epub

Comentarios